Las pruebas genéticas son estudios en los que se analizan los genes de un individuo en laboratorios biotecnológicos muy avanzados.

Los genes se forman de ADN (ácido desoxirribonucleico) y se encuentran dentro del núcleo de cada una de las células del cuerpo humano.

Los genes, son como un manual de operaciones que contiene toda la información de lo que constituye un ser humano. Información sobre su tipo de piel, el color de sus ojos, tipo de cabello, forma de su rostro, su altura, en fin, todo lo que da forma a un ser humano incluyendo las características propias del temperamento de cada persona. Además, permite conocer su química interna, como asimila y digiere los alimentos, la respuesta a los medicamentos y contribuye a definir la predisposición o resistencia a enfermedades comunes.

Existen varios métodos para el estudio de los genes de un ser humano, se puede hacer mediante la obtención de una muestra de sangre, una muestra de piel o de pelo o también de saliva frotada con un hisopo de la parte interna de la mejilla.

Laboratorista poniendo líquido en un tubo de ensayo

 

¿Cómo se examinan los genes?

Una vez que el laboratorio tiene las muestras del paciente, se extraen células de la muestra y de éstas células se examina el ADN.

La molécula de ADN está formada por partículas que se unen y van formando una especie de escalera doble, la famosa doble hélice del ADN.

En el laboratorio se analizan trozos de esta cadena de ADN en busca de alguna mutación o desorden en su composición.

El ADN a su vez, forma los cromosomas que están dentro del núcleo de las células y que llevan nuestra información genética.

En una prueba genética también se analiza el número, orden y estructura de estos cromosomas.

¿Qué tipo de resultados se dan en una prueba genética?

Usualmente, la orden para una prueba genética la hace un médico o personal de salud especializado, pero también existen pruebas genéticas que se llaman Directas al Consumidor, que son pruebas que no requieren de la indicación de un médico especialista, sino que pueden comprarse a través de un proveedor privado.

Este tipo de pruebas genéticas están disponibles a través de Internet, de la televisión o de otro tipo de proveedor comercial.

Las pruebas Directas al Consumidor pueden ofrecer información genética variada sin que haya necesidad de una orden médica de por medio.

¿Son seguras las pruebas genéticas?

La mayoría de las pruebas genéticas son tan seguras como cualquier prueba de laboratorio de rutina. Los riesgos son mínimos y son los mismos que habría al obtener una muestra de sangre, en donde en algunos casos el paciente podría sufrir un hematoma en el sitio de la toma.

Existen pruebas genéticas más complejas y su riesgo evidentemente mayor, como las muestras que se obtienen del líquido amniótico para examinar los genes de un feto aún dentro del útero de su madre.

Sin embargo, hay muestras que se obtienen de manera sencilla al frotar un hisopo dentro de la boca para obtener saliva, esto es un ejemplo de una prueba genética que prácticamente no supone ningún riesgo a la salud.

Beneficios de una prueba genética

Las pruebas genéticas están alcanzando cada vez mayor relevancia debido a todas las posibilidades de información que pueden arrojar sobre la salud o enfermedad de las personas y que está codificada en sus genes.

Éstas posibilidades son tan sofisticadas y van desde conocer si alguien es portador de un gen que puede heredar a su descendencia, hasta descubrir cuál es el mejor tratamiento para atacar un cáncer, basado en la expresión genética del tumor.

Conocer lo que está escrito en nuestros genes constituye un arma de información para resolver una posible incertidumbre sobre alguna condición de salud. Las personas que descubren que son portadoras de genes que los hacen más propensos a expresar cierta enfermedad, pueden tomar medidas preventivas más fuertes o tomar decisiones importantes para su futuro.

Hacer una prueba genética y conocer lo que dicen nuestros genes puede ayudarnos a cambiar hábitos o estilos de vida de acuerdo a lo que mejor nos conviene.

Mujer de traje con un holograma del ADN en su mano