La razón más importante para alimentarse sanamente es porque nos permitirá vivir mejor, lo que llaman “mejor calidad de vida”. Significa que el tiempo que vivamos va a ser bueno, sin sufrir de enfermedades crónicas que nos lleven frecuentemente al doctor o nos incapaciten.
Todos queremos estar bien, sanos y de ser posible vivir muchos años, pero lamentablemente esto dependerá en mucho de lo que elijamos para comer.
Dice la Organización Mundial de la Salud: “Los alimentos que consume la gente, en toda su variedad cultural, definen en gran medida la salud, el crecimiento y el desarrollo de las personas”.
Acudir con un nutriólogo para que nos ayude a definir un plan de alimentación puede ser bueno, claro, pero no todos pueden acudir con un profesional, asique esta sencilla guía le dará las bases más elementales para llevar una alimentación sana.
Una alimentación saludable consiste en incluir todos los grupos de alimentos en cantidades adecuadas para permanecer sanos.
NÚMERO UNO, consuma más verdura y más frutas. Esto es bastante repetitivo, todos lo dicen y sabemos que no es tan fácil, pero es la forma en que evitaremos enfermar.
Las verduras y las frutas aportan a su organismo nutrientes como vitaminas, minerales y antioxidantes que sirven para evitar adquirir enfermedades crónicas como diabetes, enfermedades cardiovasculares o incluso algunos tipos de cáncer.
RECOMENDACIÓN: Consumir varias porciones de verduras de todo tipo siempre que sea posible en el desayuno, en la comida y en la cena. Entre comidas vale la pena esforzarse por tener a la mano frutas para comer en vez de caer en el vicio de la comida chatarra.
NÚMERO DOS, use aceites vegetales en vez de grasas de origen animal. Las grasas de origen animal son por ejemplo la mantequilla, manteca, mayonesas, cremas y grasa de carnes rojas. Todas ellas tienen gran cantidad de calorías, colesterol y grasas saturadas.
RECOMENDACIÓN: Utilizar aceites vegetales como aceite de oliva, de soya o de maíz en la preparación de nuestros alimentos.
NÚMERO TRES, trate de evitar carnes rojas porque, como ya le hemos comentado, son ricas en grasas saturadas que aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón y las arterias. Tienen colesterol que puede contribuir a la formación de placas de ateroma, que en términos muy simples es la cumulación de grasa en las paredes internas de los vasos sanguíneos y que es la razón que llevará a la persona a sufrir un infarto.
RECOMENDACIÓN: Prefiera comer carne de pollo, de pavo o pescado. El pescado contiene grasas “buenas” que ayudarán a que no desarrolle enfermedades del corazón.
POR ÚLTIMO, es necesario reducir la cantidad de azúcar en la dieta, que viene contenida en el pan de dulce, en los pasteles, galletas y dulces.
RECOMENDACIÓN: Los azúcares y carbohidratos también son importantes para una dieta integral, pero en este caso, lo que se requiere es poco en relación a otros nutrientes ya mencionados. Por eso la recomendación es consumir azúcares en la menor cantidad posible. Tratar de evitar las situaciones o lugares que nos llevan a comer este tipo de alimentos. Prevenir su consumo, por ejemplo si sabemos que a cierta hora vamos a tener necesidad de comer galletas o pan, tratar de tener preparado un sustituto a esa misma hora y que sea nutritivo.